Cocina Abierta Al Salon Con Puerta Corredera

Si te fijas en la imagen anterior, vas a ver que desde el salón, la cocina se siente como limpia y sin estruendos visual. En cambio, al entrar a la estancia observamos que los aparadores quedan abiertos, creando un entretenido juego de colores que combina con el blanco. Te invitamos a que mires esta cocina abierta al salón al aspecto. En esta casa, rehabilitada por la interiorista Pia Capdevila, la isla se ha planeado como el corazón de la región de día.

La interiorista Belén Campos deseaba una cocina abierta, pero que la zona de cocción y el fregadero no se puedan ver desde el salón. Lo logró dejando parte del tabique para ocultar de las miradas de estas 2 áreas. La barra es abierta y está llevada a cabo con el mismo Silestone blanco de la encimera. Ahora vimos de qué forma la tendencia deja paso a los perfiles más sutiles en colores claros.

Mesa modelo Omnia, sillas de ratán modelo Easy y lámpara de techo de El Corte Inglés. Tirar las paredes de esta cocina provoca que toda la habitación parezca mucho más grande. El suelo de estampado geométrico delimita el espacio de trabajo. Moblaje de Santos Estudio Bilbao, taburetes en Ondarreta, lámparas sobre la barra de Dekoark y encimera de Laminam.

Ideas De Cerramientos Para Cocinas

En este emprendimiento donde cocina y salón comparten casi exactamente el mismo espacio es una solución ideal para hacer llegar e integrar o dividir sin hacer barreras visuales. Sin puerta, solo para marcar el espacio y ganar en aptitud de almacenaje. De este modo es posible completar el mobiliario en U de la cocina y alargar los muebles de almacenamiento y la encimera en una barra; mientras que la zona de estar queda marcada. Entre el salón y la mini cocina de este apartamento, una propuesta de separación rápida y cálida.

cocina abierta al salon con puerta corredera

La luz natural que entra por la ventana llega a todo el espacio. Con estos cambios la cocina disfruta la luz todo el día. Los muebles se han lacado con el color Lime Stone de Jotun para potenciar todavía mucho más la claridad.

Cocinas Con Puertas De Corredera Que Nos Encantan ¡te Pasará Lo Mismo!

Tirar las paredes ha que viene dentro completamente la cocina en el salón. El moblaje mantiene exactamente la misma línea estética que el resto de la estancia. Si quieres que el moblaje de la cocina tenga un aire clásico o rústico, apuesta por frentes con molduras y vitrinas con puertas de cristal. Es únicamente una resolución estética que no resta ocupación.

cocina abierta al salon con puerta corredera

En este caso, el panel es de madera lacada en blanco con hendidura en la parte baja ciega y acristalado en cuarterones en la superior. Así, la luz pasa de un lado a otro de la cocina. Los cerramientos en cristal para cocinas son idóneas para espacios donde se quiera ganar iluminación o sensación de amplitud en el espacio. Aparte de aportar estas especificaciones, dan un toque moderno y elegante a la cocina y salón.

En este caso, esta estancia se determina por tabiques de cristal y una puerta que combina madera y cristal. Una buena idea para integrar una puerta de corredera es que sea del mismo tono y acabado que la pared, de este modo, cuando esté cerrada, pasará inadvertida. Es la iniciativa que se trabajó en este proyecto con una puerta de corredera para la cocina lacada en el mismo color que la pared, con cuarterones y solo cristal en la parte de arriba.

Una Buena Planificación Que Explota El Espacio

Este es otro ejemplo de una cocina actualizada con un toque industrial refinado merced a ese fijo de cristal con perfil en metal blanco y vidrio y una hoja de guía encajada en el techo. El nuevo industrial abandona el negro y la perfilería más gruesa con remaches. En una cocina de estilo clásico marchan muchos géneros de puertas correderas, pero no fallan las de estilo tradicional, con molduras y cristal. Para separar los entornos aún mucho más, se ha tapado el cristal por un visillo, que potencia su clasicismo. En cocinas minimalistas, es aconsejable posibilitarse alguna licencia como unas puertas mucho más originales, como se ha hecho en esta cocina blanca.

Y, si bien puede cerrarse para evitar los pésimos olores en la cocina, el cerramiento elegido es una sencilla pared de cristal. Una solución que ofrece las virtudes de los dos sistemas sin renunciar al estilo. Si hay algo de lo que alardea esta cocina es de la proporción de luz que recibe. Aun de este modo, se ha utilizado la isla como separación entre el comedor y la cocina, pero asimismo se ha diseñado el resto del espacio cerca de ella.

Una Cocina Abierta Con Un Toque Natural

Este proyecto cuenta con un fijo acristalado y una puerta corredera con guía encastra en el techo. El diseño es de perfil lacado en blanco con cuarterones de cristal. Con los cerramientos de cristal se puede, al tiempo, independizar de fragancias y ruidos cuando es necesario. Aunque la mayor parte de las cocinas con puertas correderas que estamos viendo tienen vanos de suelo a techo, las puertas correderas se tienen la posibilidad de integrar a un vano convencional. Puedes quitar las antiguas puertas y su embocadura y sustituirlas por puertas de corredera vistas o encastradas en el tabique -como estas-. Aquí se ha buscado el contraste con hojas de perfil en negro.

La cocina se distribuye en dos frentes paralelos, uno con fregadero y otro con placa de cocción. A este último se adosa una mini barra de desayunos a la medida, realizada en madera. Ganar metros y tranquilidad para desplazarse por la cocina con mucho más independencia.

La interiorista Pia Capdevila ofrece otra solución ligera y actual para dividir cocina y salón sin hacerlo del todo. Se trata de delimitar con un panel fijo de cristal enmarcado en madera (le da calidez y mucho más peso visual al elemento) el espacio de la cocina. Así también se corta el efecto alargado que se crea al disponer los muebles de cocina y la mesa de comedor ahora.

Es de esta forma como suele ser el tirador que queda integrado en la hoja para que no sobresalga. Aquí tienes un caso de muestra de puerta corredera de cristal y madera para la cocina con tirador que viene dentro de manera que no “roza” con el panel fijo sobre el que se desliza. La parte inferior tanto del panel como de la puerta es ciega y la superior acristalada con barrotillo.